Ursula K. Le Guin

Ursula K. Le Guin nació en California. Y no sólo nació en California: además nació en Berkeley. Sus padres eran antropólogos y trabajaban en la famosa universidad de las revueltas de los años 60, tan ligada al término “ contracultura”. Pero cuando el campus de Berkeley hervía de protestas Ursula ya no estaba allí. Lo cual no quiere decir que el espíritu del tiempo no tocase su mente y su obra.

El padre de Ursula, Alfred Louis Kroeber, fue una figura tan importante de la antropología americana que le pusieron su nombre al edificio de dirección del departamento de Antropología de la Universidad de Berkeley, donde desarrolló su carrera.

La madre, Theodora Kroeber (Theodora Cover Kracaw antes de casarse), fue también escritora, autora de Ishi in two Worlds, una biografía minuciosamente documentada del último indio de la tribu Yahi, exterminada por colonos blancos.

Ursula K. Le Guin no estudió antropología, pero esta ciencia tiene una gran influencia en su obra, como han señalado ya infinidad de veces quienes la conocen bien. Fue una gran constructora de mundos, y eso incluye la descripción de sociedades posibles o imposibles que, muchas veces, llevan dentro una crítica o una réplica de las sociedades reales. Es fácil suponer que las conversaciones y la biblioteca de sus padres debieron de ser para ella una fuente de conocimiento fuera de las aulas.

Ursula K. Le Guin mostró interés por la biología cuando era niña, pero se le daban mal las matemáticas, así que estudió letras. En 1952 era Master en Francés (equivalente a ser licenciado en Filología francesa en la España de entonces). PERO en el 53, cuando viajaba en un barco rumbo a Francia (el famoso Queen Mary) conoció al historiador Charles Le Guin. Y ese fue el fin de la carrera académica de Ursula.

¿Para qué iba Ursula Kroeber a Francia? Pues para continuar sus estudios y hacerse doctora. Para eso tenía una beca Fullbright.

En lugar de sacar el doctorado, pasó los años siguientes criando hijos, trabajando como secretaria y dando clases de francés, aunque no por este orden: Ursula y Charles se casaron en 1953, pero su primera hija nació en 1957. Tuvieron otra hija en el 59 y un niño en el 64. Sus nombres: Elisabeth, Caroline, Theodore.

Alguien ha escrito alegremente que dejó sus estudios de doctorado para contar historias. Esto es verdad en el sentido de que cambió una cosa por otra, pero no en el sentido de que, de la noche a la mañana, decidiera abandonar sus estudios a causa de su vocación de escritora. Se diría que las circunstancias de la vida influyeron mucho en esta decisión, pero es difícil imaginar que la hubiera tomado si no hubiese tenido otra carrera que podía ejercer, aún con dificultades y obstáculos, tras retroceder al espacio secundario y hogareño que la sociedad de la época parecía indicarle a una mujer casada. Charlotte Spivack, su biógrafa, reproduce las palabras de la propia K. Le Guin, según la cual “su matrimonio señaló el fin de su doctorado”.

Mientras su mujer trabajaba como profesora de francés y en labores administrativas (y escribía cuando le quedaba tiempo), ¿qué hacía Charles Le Guin? Sí, lo habéis adivinado: terminar sus estudios de doctorado, primero en Georgia y luego en Idaho. Lo cual no quiere decir que fuera un cara dura: al revés, su esposa declaró que había hallado en él un compañero difícil de encontrar en los años 50, que él nunca cuestionó su derecho a escribir. El hecho apunta más bien a las presiones que las sociedades ejercen sobre hombres y mujeres para que adopten papeles distintos. Aparte de este reparto de roles en el que él tenía más proyección “fuera”, en el espacio público, y ella ocupaba un lugar principal “dentro” (en el espacio privado), el reparto de tareas y responsabilidades de la pareja era inusualmente igualitario para la época. Si Ursula apoyó la carrera universitaria de Charles, él también apoyó la suya como escritora. El resultado fue que la proyección pública de la figura de ella pronto superaría la de él.

En el 59 se instalaron en Portland, donde Charles empezó a trabajar en la Universidad. Allí vivieron el resto de sus vidas y allí murió Ursula en enero de 2018, probablemente de un ataque al corazón.

La apuesta de escribir salió bien y la carrera secreta de Ursula K. Le Guin se convirtió en una lista pública de éxitos. Resultó ser una autora de un talento y una creatividad extraordinarios a los que había que sumar todo ese fondo cultural adquirido en la universidad y fuera de ella que sirvió para que su obra fuera un regalo mayor de propuestas, sugerencias y enormes, seductoras parábolas.

Para saber más sobre Ursula K. Le Guin:

El artículo de Wikipedia (me refiero al artículo en inglés) es muy bueno y está refrendado por una bibliografía extensa que podemos comprobar y consultar. Entre otras obras, se cita la biografía de Charlotte Spivack, que es forzosamente incompleta porque se publicó en el 84. La entrada de Wikipedia sobre Ursula en español tampoco está nada mal. Tambien la SFE (Science Fiction Encyclopedia) tiene su espacio reservado para la autora. Y este artículo es genial y está en una revista con un diseño limpio y maravilloso: Ursula K. Le Guin Was a Creator of Worlds

Le Guin, o mejor K. Le Guin (siempre conservó la K de su apellido de soltera ante el apellido recibido de su esposo) ha sido una autora excelente y muy famosa, así que hay muchas entrevistas y artículos sobre ella, además de los obituarios que se publicaron a su muerte. A mi me ha gustado mucho este texto, pero si no se te da bien leer en inglés, te recomiendo este otro. Y en este de aquí se recogen declaraciones suyas sobre la relación con su marido, cómo influyó su condición de mujer en su vida y su obra y cosas parecidas.

Y, por supuesto, hay una página oficial, la de The Ursula K. Le Guin Literary Trust.

A %d blogueros les gusta esto: