Artes marciales

Hay que luchar con las palabras para que nos entreguen su secreto, como Jacob luchó con el ángel. Las palabras son herramientas precisas, trabajadas por los siglos y las generaciones. Los diccionarios convierten las palabras en otras palabras para cercar su sentido, sus límites, su extensión, sus parentescos, incluso las posibilidades de su ambigüedad. Llamamos a esto “definiciones”. Las definiciones de los diccionarios son un trabajo de artesanía arriesgado y sutil. En ellas buscamos el significados de los signos que forman el lenguaje, pero las palabras tienen además conexiones y cerraduras: no pueden encajarse de cualquier modo entre sí; si las usamos bien dirán cosas llenas de sentido, si las encajamos de cualquier manera chirriarán como un mecanismo mal ajustado. Hay que luchar con las palabras y con sus cadenas, las que forman al enlazarse, serpientes de palabras a las que debemos exigir precisión y armonía, expresividad y sorpresa. Incluso la obra más humilde merece el mejor esfuerzo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: